Temen mayas contaminación de agua por granja porcícola

Izamal, Yucatán. Ante el temor de que se contamine el agua de los cenotes que abastecen su territorio, el pueblo maya de Sitilpech promovió una demanda de amparo en contra de la Secretaría de Desarrollo Sustentable, el Organismo de Cuenca de la Península de Yucatán y el Ayuntamiento de Izamal por el incumplimiento de sus obligaciones de fiscalizar, inspeccionar, vigilar y sancionar la contaminación ocasionada por la granja porcícola denominada “Kancabchen II”

La demanda de amparo, firmada por más de 100 habitantes del pueblo maya que denuncian contaminación del suelo, agua y el aire en su territorio, fue admitida por un Juzgado Federal el pasado 6 de julio.

Esta granja porcícola se ubica a las afueras del pueblo maya de Sitilpech y, de acuerdo con la demanda de amparo, opera sin las medidas de precaución, prevención y mitigación necesarias para evitar el impacto ambiental negativo de este megaproyecto que presuntamente cría más de 40 mil cerdos.

Janet Medina Puy, representante de Kanan Derechos Humanos, denunció en entrevista con Evlyn.Online que uno de los principales temores de la población maya es que la granja contamine el agua que beben y utilizan para las actividades cotidianas.

“Mandamos a hacer unas pruebas de laboratorio para establecer si había contaminación en algunos puntos de Sitilpech que estaban cerca de la granja y en los resultados apareció que sí hay una elevación de las coliformes fecales, que son bacterias que causan enfermedades gastrointestinales y esto también ya incluyó en la demanda de amparo”, apuntó.

Tras comprobar una mayor presencia de bacterias coliformes en el agua, informó que algunas personas ahora se niegan a beber agua de los pozos debido al temor que tienen de enfermar.

“Lo principal es la contaminación del agua, la contaminación de los cenotes, la contaminación del agua que se extrae de los pozos, hay personas que reportan enfermedades gastrointestinales por consumir el agua de pozo y de hecho, hay gente que ya no quiere consumir el agua porque tienen el temor de enfermarse”, detalló.

Janet denunció que en los alrededores de Sitilpech existen 13 granjas porcícolas, pero la “Kancabchen II” es la más cercana al pueblo maya y desde hace algunos meses han percibido en mayor intensidad los malos olores y el aumento de los mosquitos transmisores de enfermedades.

Actualmente, dijo, la granja está realizando una ampliación a sus instalaciones, buscando aumentar su capacidad de producción, esto sin contar con permisos ni una consulta a la comunidad que se vería afectada.

La ampliación de la granja, aumenta el riesgo de deterioro del medio ambiente, agua, tierra, territorio y la autodeterminación de la comunidad maya de Sitilpech, apuntó.

Janet Medina Puy, representante de Kanan Derechos Humanos, consideró que esta demanda de amparo representa una nueva oportunidad para que el Poder Judicial de la Federación continúe con la línea de protección del derecho al medio ambiente sano y para que siga estableciendo precedentes sobre las obligaciones de las autoridades relacionadas con los megaproyectos porcícolas de la región.

Comentarios