Desaparición del INECC, colapso de la política ambiental en tiempos de AMLO

Ciudad de México. El ex Presidente del Instituto Nacional de Ecología, Adrián Fernández, apareció en pantalla y sentenció que las instituciones ambientales de México enfrentan el peor momento de su historia en el Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Adrián, considerado uno los artífices de las instituciones ambientales mexicanas, lanzó su planteamiento en el foro virtual “¿Qué implica la desaparición del INECC?” donde intercambió puntos de vista con Julia Carabias, Exequiel Ezcurra y Guillermo Haro, una triada de expertos nacionales que, en distintos momentos, han contribuido a la construcción de la política ambiental mexicana.

“Estamos pasando por el peor momento de la historia para las instituciones ambientales en México de las últimas tres décadas con base en, no solo en la disminución de presupuesto, la reducción de las capacidades institucionales en cuanto a staff y el número de posiciones de alto nivel en el conjunto de instituciones que forman parte del sector ambiental que han sido poblados, muchas de las posiciones senior, por personas que no tienen trayectorias, ni experiencias ni conocimientos de las agendas de las cuales se hacen responsables”, afirmó Adrián Fernández, director ejecutivo de la Iniciativa Climática de México.

El foro virtual convocado por el Seminario Universitario de Sociedad, Medio Ambiente e Instituciones (SUSMAI) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), se convirtió en una crítica al desmantelamiento del sector ambiental que se lleva a cabo en la actual Administración Federal, en un señalamiento sobre el desprecio al medio ambiente y al uso de instrumentos como las Manifestaciones de Impacto Ambiental (MIA´s) y en un llamado urgente a los legisladores para que frenen la propuesta de desaparecer el INECC.

“Lo que estamos viendo abrumadoramente por todos lados es que el medio ambiente es un estorbo y que solo se están apoyando dos o tres temas muy específicos que van asociados con elementos ideológicos por eso, la desaparición del INECC no es una sorpresa, pero sí una verdadera lástima y es parte del papel que México está teniendo en esta materia también en lo internacional”, agregó Adrián.

Julia Carabias, quien también fue Presidenta del Instituto Nacional de Ecología y fungió como Secretaria de Recursos Naturales y Pesca, repasó la historia de la creación del INECC enfatizando que se trata de un organismo descentralizado y no autónomo como considera el Presidente López Obrador.

La iniciativa del Gobierno Federal mediante la cual se pretende desaparecer el INECC explicó que se enmarca en el contexto de la austeridad gubernamental que impulsa la actual Administración Federal, pero anticipó que, de concretarse su desaparición, sería una medida regresiva en la política ambiental.

“Es absolutamente un despropósito, me parece que es una medida absolutamente regresiva de la política ambiental (…) ¿Qué significa hoy el INECC? Es una institución que consiste en el puente entre la generación del conocimiento, no es que lo genere todo, fundamentalmente es la convocatoria que hace a la capacidad de inteligencia de este país para colocarla en la ruta de la influencia de las políticas públicas. Evalúa, propone, y esto es una enorme riqueza que tenemos en México”, subrayó.

La también bióloga también expresó preocupación ante el Acuerdo presidencial publicado el 22 de noviembre mediante el cual el Presidente López Obrador declara las obras prioritarias para su Administración de interés público y las exenta de la evaluación de impacto ambiental y de cumplir con los procedimientos jurídicos para garantizar la preservación del medio ambiente.

“Se desbarata el sistema jurídico y ese Acuerdo establece que la autoridad ambiental tiene que responder en cinco días, eso anula la consulta pública, la transparencia, la participación, la posibilidad de evaluar un estudio de impacto ambiental, de conectarlo con otros instrumentos como los ordenamientos.

Simplemente en cinco días, una obra no es posible hacerla. A los 12 meses, se solicita que la autorización sea definitiva, una vez que ya habrán iniciado las obras. Esto atenta contra el derecho humano a un medio ambiente sano, contra la posibilidad de las comunidades a expresarse, esto atenta contra el Acuerdo de Escazú que muy orgullosamente el Gobierno anunció a principios del año pasado”, recalcó.

Exequiel Ezcurra, ex Presidente del Instituto Nacional de Ecología y actualmente académico de la Universidad de California en Riverside, hizo un recuento sobre las tragedias ambientales que dieron origen a ese organismo como la explosión de la fábrica de plaguicidas Anaversa ocurrida en 1991 en Córdova, Veracruz.

Más recientemente, recordó que el derrame de 40 mil metros cúbicos de sulfato de cobre sobre el río Sonora y Bacanuchi ocurrido en 2014 en la mina Buena Vista del Cobre ubicada en Hermosillo, Sonora, fue otra de las grandes tragedias ambientales que enfrentó el país.

Frente a estas tragedias ambientales, cuestionó si realmente es costoso mantener el INECC.

“¿Cuánto nos cuesta mantener el INECC?, el INECC ha venido bajando del orden de 310 millones de pesos en 2017 a 100 millones en el año 2021. En términos de dólares, el INECC nos costaba al año unos 15 millones de dólares en 2017, ahora en 2021 nos costó 5 millones de dólares. ¿Es mucho o poco?, 5 millones de dólares puede sonar muchísimo, bueno, realmente es poquísimo en relación a la dimensión de las cosas que estamos viendo, por ejemplo, con lo que nos costó la tragedia de Anaversa se paga el INECC durante 500 años. O, en términos más recientes, los 12 mil 500 billones de dólares que está programado que va costar la Refinería de Dos Bocas es básicamente un millón de dólares la hora eso es lo que nos cuesta Dos Bocas, el INECC nos cuesta 5 horas de lo que nos está costando el proyecto de Dos Bocas”, apuntó.

El costo del INECC continuó, es “irrisorio” frente a los beneficios que ofrece al país porque es un organismo que le permite a México presentarse de manera honorable en las Convenciones Internacionales como el Convenio Marco de Cambio Climático, el Convenio de Especies en Peligro de Extinción, la Convención de Biodiversidad, entre otras.

Además, el INECC también genera publicaciones que establecen medidas para mitigar el cambio climático y evitar tragedias ambientales como el derrame de la mina Buena Vista de Cobre.

“Es muchísimo lo que está en juego. Imaginemos estas tragedias ambientales otra vez en México de las cuales presenté solo unas pocas y lo que puede pasar si perdemos una institución independiente que nos puede dar información ambiental”, enfatizó.

Guillermo Haro, ex Procurador Federal de Protección al Ambiente, señaló que el desmantelamiento del sector ambiental comenzó en 2015 y se acentuó en el actual Gobierno sumando una reducción total de más del 61 por ciento de su presupuesto.

En cuanto a la inversión para protección al ambiental, agregó que cayó un 71 por ciento entre 2011 y 2020.

Además, destacó que el servicio profesional de carrera de los servidores públicos formados en las instituciones ambientales también va en declive ya que, desde el inicio del actual Gobierno, uno de cada cuatro funcionarios ya no está en funciones en el sector ambiental.

“El debilitamiento del sector ambiental no es nuevo, viene fundamentalmente desde 2015 aunque nunca como ahora del debilitamiento presupuestal y la pérdida de recursos humanos de experimentados profesionales, hay que aumentarle ahora el intento de la demolición de algunas de las instituciones ambientales. Unas mediante la modificación de las leyes y otras, mediante el ahorcamiento con escasos recursos para que no puedan ejercer sus atribuciones”, evidenció el ex titular de Profepa.

Respecto al Acuerdo presidencial que declara de interés nacional las obras prioritarias de la presente Administración, Guillermo Haro enlistó 5 impactos negativos que se advierten con la aplicación de esta política gubernamental impulsada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador:

1.-Va en contra del principio de que toda obra pública no puede estar blindada bajo el argumento de seguridad nacional para incumplir con el Reglamento de Impacto Ambiental y la LGEEPA.

2.-Violenta el cumplimiento de los derechos humanos (derecho humano al medio ambiente sano)

3.-Obliga a los funcionarios a violar la constitucionalidad al obligarlos a otorgar autorizaciones de impacto ambiental sin cumplir con los procedimientos que establecen las leyes ambientales vigentes.

4.-Su aplicación ocasionará daños irreversibles al medio ambiente

5.-El Acuerdo representa un menos precio al andamiaje jurídico construido en los últimos 34 años.

“Es urgente retomar el camino para consolidar, no debilitar, menos desmantelar o demoler las instituciones ambientales que ha sido el esfuerzo de muchas generaciones crear y sobre todo, transitar con urgencia a nuevos sistemas de gestión basados en instituciones sólidas, en leyes que tengan presente la vigencia del Estado de Derecho, su aplicación irrestricta y un modelo de gestión que responda a los retos sociales y en materia ambiental que estamos enfrentando en este siglo XXI”, urgió Guillermo Haro.

 

Comentarios