Tala clandestina se cuadruplicó en Reserva Monarca

En 2020 la tala clandestina en los bosques mexicanos donde hiberna la mariposa monarca fue cuatro veces mayor que en 2019, lo que representa una tendencia negativa sin precedente en los últimos cuatro años y podría abrir otro frente de tensión en la relación trilateral entre México, Estados Unidos y Canadá.

Los bosques que conforman la zona núcleo de la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca (RBMM) en Michoacán y el Estado de México, registraron, entre marzo de 2019 y marzo de 2020, una degradación de 20.26 hectáreas, lo que representa cuatro veces más respecto a la temporada 2018-2019 cuando se degradaron 5 hectáreas, revelan dos estudios de la Alianza WWF- Fundación Telmex Telcel, en colaboración con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y con la UNAM.

El análisis sobre la cobertura forestal en la Reserva de la Mariposa Monarca detectó a la tala clandestina como principal causa de la degradación del bosque en la zona núcleo.

Foto: Cortesía WWF
Foto: Cortesía WWF

 

El ejido de Crescencio Morales y las Comunidades Indígenas de Nicolás Romero y de San Felipe de los Alzati, en Michoacán, reportaron los mayores índices de tala clandestina con 6.71, 2.13 y 1.87 hectáreas respectivamente.

La presencia de la mariposa Monarca en los bosques mexicanos de hibernación también se redujo un 26 por ciento en diciembre pasado, al ocupar 2.10 hectáreas frente a las 2.83 hectáreas reportadas en el mismo mes de 2019.

El reporte del monitoreo de colonias detalla que durante la segunda mitad de diciembre de 2020 se registraron nueve colonias de mariposas monarca, dos en Michoacán y siete en el Estado de México, con una ocupación total de 2.10 hectáreas de bosque.

Se observó que cinco colonias se ubicaron dentro de la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca y cuatro fuera de ella, pero que pertenecen a la Región de la Monarca.

La colonia más grande se estableció en el ejido El Rosario y la colonia más pequeña se localizó en el ejido San Joaquín Lamillas.

México, Canadá y Estados Unidos, forman parte de la ruta migratoria de la mariposa monarca y el incremento de la tala clandestina en los bosques de hibernación mexicanos podría abrir otro frente de tensión en la relación trilateral.

El reporte destaca que los tres países son conscientes de los principales desafíos que enfrenta el proceso migratorio de la monarca tales como la reducción de su hábitat en los sitios de reproducción por la disminución del algodoncillo en Estados Unidos; el cambio de uso del suelo en México y Estados Unidos; la degradación forestal en los sitios de hibernación en México, y las condiciones climáticas extremas en las tres naciones.

“El llamado, que hoy tiene carácter de urgente, es a redoblar esfuerzos para enfrentar juntos todas las situaciones que amenazan su travesía y reproducción”, señala el reporte.

Jorge Rickards, director general de WWF México, señaló que, aunque esta mariposa no está en peligro de extinción, si está en riesgo su proceso migratorio, por lo que urgió a los gobiernos, la comunidad científica y a la sociedad civil de México, Estados Unidos y Canadá a que refuercen sus tareas, cada en uno en su ámbito, pero con un enfoque común.

“Las mariposas Monarca nos muestran como el trabajo individual, en este caso, la migración, se puede convertir en un ejercicio colaborativo excepcional, cuando todas estas migrantes se agrupan en los bosques para hibernar juntas y amortiguar el clima”, expresó Rickards.

La Alianza WWF-Fundación TELMEX Telcel colabora con la CONANP para monitorear la hibernación de la Monarca desde 2004, y se unen al Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) para analizar los cambios en la cobertura forestal en la zona núcleo de la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca con el fin de contar con bases científicas que apoyen la implementación de las estrategias de conservación en beneficio de la especie, los ecosistemas y del ser humano.

Comentarios