Frustra especie invasora generación eléctrica de CFE

Ciudad de México. Los planes de generación eléctrica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) a través de la central hidroeléctrica localizada en la presa Malpaso sobre el cauce del río Grijalva en Chiapas, quedaron frustrados debido a la proliferación de lirio acuático que es identificado por expertos como una especie invasora exótica.

La CFE pretende repotenciar nueve centrales hidroeléctricas entre ellas la de la presa Malpaso, pero antes de concretar un cambio de turbinas, deberá lidiar con la presencia de una especie invasora: el lirio acuático que tiene invadido ese cuerpo de agua.

“Es el lirio acuático, lleva un proceso de 10 años (proliferando en la presa Malpaso), prácticamente la presa desapareció y ya no es útil para la generación de energía. Los agroquímicos, cuando llegan al agua, favorecen que ciertas especies acuáticas invasoras proliferen y el lirio, prácticamente en Malpasito, ha cubierto tres cuartas partes de la presa. Ahorita la Comisión Federal de Electricidad tiene unos problemas terribles porque no puede generar energía porque se va todo el lirio a las turbinas”, explicó Adrián Méndez Barrera, director regional Frontera Sur, Istmo y Pacífico Sur del Programa de Especies Invasoras de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp).

Pie de foto: Lirio acuático invadiendo los cuerpos de agua.
                                                            Pie de foto: Lirio acuático invadiendo los cuerpos de agua.

 

Durante el foro “Llega una especie invasora y todo cambia”, convocado por Evlyn.Online, el experto se refirió a la proliferación de lirio acuático en la presa Malpaso como uno de los casos que ejemplifica las consecuencias económicas, sociales y de salud que pueden ocasionar las más de mil 100 especies invasoras exóticas que predominan en México.

Otros impactos de especies invasoras, destacó que se reportan en las islas de Baja California donde chivos y cabras amenazan con desaparecer todo tipo de vegetación; en la presa Infiernillo ubicada en Michoacán se destaca la presencia del pez diablo que prácticamente acabó con las otras especies de peces que favorecían la pesca local y en Tehuacán, Puebla, se identifica al burro como una especie invasora exótica para la región.

“Nosotros decimos que son las especies gandayas. Son esos invitados que llegan a la fiesta, son carismáticos, guapos, bonitos pero que llegan a consumir toda la bebida, a comerse todo lo de los demás, a buscar bronca, a hacer a un lado a los otros y se van apoderando del lugar. En la naturaleza, los procesos para que haya una especie en una cierta región tiene que ver con miles de millones de años de evolución y adaptación. Quienes viven en ese lugar están compitiendo y adaptándose para vivir en lo que llamamos un equilibrio y cuando llega una especie invasora, llega a romper esos equilibrios”, explicó Carlos Guichard Romero, presidente del Comité de Atención a Especies Invasoras del Parque Nacional Cañón del Sumidero.

Al interior del Parque Nacional Cañón del Sumidero, explicó que se hacen esfuerzos para controlar especies invasoras como la presencia de gatos y perros ferales, así como la proliferación del pasto exótico jaragua.

“Los problemas que tenemos con perros y gatos son desde hace 15 o 20 años pero que al crecer la ciudad y estar pegada a la Reserva, estos animales salen de control y cada vez invaden más al interior de la Reserva y el problema crece. El problema con el pez diablo es reciente, tenemos aquí unos 10 o 12 años, pero estamos notando su crecimiento mayor en los últimos 5 o 6 años”, agregó Carlos.

 

 

Pie de foto: Vista panorámica del Cañón del Sumidero.
                                                                         Pie de foto: Vista panorámica del Cañón del Sumidero.

 

Federico Méndez Sánchez, director general del Grupo de Ecología y Conservación de Islas A.C. identificó cuatro focos rojos de especies exóticas en territorios insulares.

En la isla Socorro del Archipiélago de Revillagigedo informó que los gatos ferales amenazan la presencia del ave endémica conocida como pardela de Revillagigedo; en la isla Guadalupe también hay presencia de gatos ferales que amenazan la presencia de aves marinas; en la isla Espíritu Santo las cabras ferales están acabando con la vegetación y en el Archipiélago de las Marías hay presencia de especies invasoras exóticas como cabras, gatos ferales, conejo europeo e incluso venados que no son propios de esas islas y están causando impactos graves en la biodiversidad del lugar.

Mientras en las Áreas Naturales Protegidas continentales se cuenta con 16 Comités de Atención a Especies Invasoras Exóticas, en las islas se dispone de 10 Comités que trabajan para impedir su presencia en estos territorios.

“Ya contamos con una unidad canina, es un perro que detecta roedores entonces, si va ir un barco a visitar Isla Guadalupe que está atracado en un muelle de Ensenada que sabemos está lleno de ratas y ratones, lo que hay que hacer es asegurarnos que ese barco no lleve roedores en su travesía porque Isla Guadalupe no tiene ratas entonces lo que hacemos es que, mes con mes, el perro hace sus revisiones”, agregó Federico.

Eduardo Rendón Hernández, coordinador de Especies Invasoras del Proyecto Sinergia PNUD-Conanp, recalcó que el 99.9 por ciento de las especies invasoras que se encuentran en México es porque alguien las introdujo, ya sea intencional o accidentalmente.

La mejor forma de combatir a las especies invasoras, consideró que es evaluando la estrategia más adecuada por que en casos como el del pez León, que ya logró distribuirse sobre todo el Golfo de México y el Mar Caribe.

“Especies como el pez León en un ecosistema tan grande y tan complejo, que poco a poco se va a profundidades cada vez más grandes entonces su captura es más complicada. Hablar de erradicar al pez León es algo muy irreal. Derivado del número de individuos que tenemos y en la extensión que tenemos, debemos pensar solo en controlar. Tenemos que identificar la estrategia más adecuada en el momento más idóneo”, enfatizó Eduardo.

Por su parte José Eduardo Ponce Guevara, director de Estrategias de Seguimiento de Proyectos de Conservación de la Conanp, destacó que las especies invasoras están directamente relacionadas con la pérdida de biodiversidad, lo cual podría derivar en problemas de salud, económicos y sociales.

“¿Qué tan grave es esto?, las especies invasoras es la segunda causa de pérdida de biodiversidad en todo el mundo y cuando se establecen, modifican todos los procesos ecológicos y con ello, todos los servicios ambientales que proveen a las sociedades”, apuntó.

Por lo anterior, subrayó la importancia de contar con acuerdos internacionales para prevenir la dispersión de especies invasoras y fortalecer a nivel nacional las sinergias con otras dependencias encargadas de la movilización de mercancías y con la sociedad civil.

Consulta el foro: “Llega una especie invasora y todo cambia” aquí:

Comentarios