Son manglares y arrecifes los más amenazados por la crisis plástica

Gland,Suiza. Mientras las raíces de los manglares lucen como un sumidero de desechos plásticos, los arrecifes de coral ya están enredados en millones de piezas plásticas, revela el más reciente estudio del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés)

La contaminación por plásticos en los océanos continúa creciendo exponencialmente y ya es una amenaza para la vida marina en todo el planeta, pero está impactando con mayor fuerza a los manglares y a los arrecifes de coral, advierte el estudio “Impactos de la contaminación por plásticos sobre las especies, la biodiversidad y los ecosistemas marinos”

Al revisar las mediciones de desechos plásticos más elevadas en zonas de manglar se detectó una densidad de más de 2 mil 700 piezas de plástico por cada 100 metros cuadrados y en varias ubicaciones, los desechos plásticos cubrían hasta el 50 por ciento de la superficie de manglar.

“En un experimento, los manglares con raíces completamente cubiertas en plástico tuvieron índices de superficie foliar y tasas de sobrevivencia menores. Más aún, los esfuerzos para rehabilitar las áreas de manglar degradadas pueden ser menos efectivas cuando el plástico asfixia las plántulas y semilleros”, reporta WWF.

México no puede ser indiferente a los resultados de este estudio ya que el país alberga el 6 por ciento de la superficie de manglar mundial y se ubica en el cuarto lugar de los países que poseen este ecosistema.

Los manglares, que a menudo están ubicados cerca de las desembocaduras de los ríos, proveen a muchas comunidades costeras seguridad alimentaria y protección contra inundaciones, entre otros servicios ambientales.

En el territorio mexicano hay presencia de las siguientes especies de mangle: rojo, blanco, negro y botoncillo.

Pie de foto: vista panorámica del manglar de Tecolutla, Veracruz.
Pie de foto: vista panorámica del manglar de Tecolutla, Veracruz.

 

Joanna Acosta Velázquez, profesora investigadora de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Autónoma del Carmen especializada en el estudio de manglares, destaca que la tendencia global es una presencia cada vez mayor de plásticos en el ecosistema de manglar, pero en México todavía no está suficientemente documentado el tema.

Actualmente, los manglares enfrentan otras amenazas más apremiantes como la deforestación por cambio de uso de suelo, enfatiza.

“Los manglares en México en este momento son más vulnerables al cambio de uso de suelo y a los cambios en la hidrología que ya no lo están soportando, pero en algún momento, la contaminación plástica también será un problema debido a la conectividad oceánica. No nos vamos a salvar de este problema, en algún momento las corrientes marinas nos van a traer el plástico”, afirma en entrevista con Evlyn.Online

En opinión de la especialista en manglares, los resultados del estudio de WWF deberían ser una advertencia para que en México se implemente medidas que eviten que el manglar se convierta en un sumidero de desechos plásticos.

“Uno de los servicios ecosistémicos de los manglares es la retención de sedimentos y probablemente el plástico no le afecte a la comunidad vegetal, el problema son las cadenas tróficas y que los animales consuman ese plástico. Aquí es cuando se vuelve muy importante la educación ambiental para que no llegue a los manglares y se requiere una política de prohibición de plásticos más estricta”, añade Joanna.

Pero el estudio de WWF también alerta sobre la alarmante amenaza que representa el plástico para los arrecifes de coral que ya están en crisis por el cambio climático.

“Se estima que en 2010 había 11.1 mil millones de piezas de plástico enredadas en los arrecifes de coral de la región Asia-Pacífico y que este tipo de contaminación crecerá 40 por ciento hacia 2025. Es particularmente preocupante que los corales enredados tenían una probabilidad de enfermarse 20 a 89 veces mayor”, señala el documento.

Pie de foto: Acumulación de basura plástica Crédito: WWF
Pie de foto: Acumulación de basura plástica Crédito: WWF

 

Los equipos de pesca perdidos o abandonados representan una amenaza significativa para los corales alrededor del mundo y pueden permanecer enredados en los arrecifes por décadas, asfixiando, quebrando y abrazando estructuras e incluso matando arrecifes enteros.

“Se ha demostrado que los corales acumulan microplásticos dentro y sobre sus pólipos, lo cual impacta a los corales en sí y a las algas con las que tienen relaciones simbióticas. Además, puede alterar las estructuras comunitarias de los arrecifes”, explica.

Los resultados del estudio de WWF anticipan que la contaminación por plásticos en el océano se cuadruplicará en 2050, llevando a más áreas a superar el umbral ecológicamente peligroso de concentración de microplásticos.

Según la ruta de crecimiento actual proyectada, los puntos críticos de la contaminación plástica se ubicarán en el Mediterráneo, el este de China y el mar Amarillo, y el hielo marino del Ártico que ya superan el umbral ecológicamente peligroso de concentraciones de microplásticos.

Frente a este escenario, WWF propuso a los países que adopten un tratado global legalmente vinculante contra la contaminación por plásticos en la Asamblea Ambiental de las Naciones Unidas (UNEA) para detener esta crisis.

Pie de foto: una tortuga muerta junto a un residuo plástico Crédito: WWF
Pie de foto: una tortuga muerta junto a un residuo plástico Crédito: WWF

 

También te puede interesar leer: Urge Ebrard instrumento de gobernanza global para océanos

Comentarios