Urge UNESCO restaurar impactos negativos por muro fronterizo

Fuzhou,China. El Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO urgió a Estados Unidos a trabajar con México para evaluar los daños ocasionados por la construcción del muro fronterizo en la Reserva de la Biosfera El Pinacate y Gran Desierto de Altar, así como a desarrollar medidas para garantizar la restauración de la conectividad ecológica entre ambos países.

“Los impactos negativos del muro fronterizo sobre la biodiversidad y la conservación de la propiedad son de suma preocupación”, señaló el Comité en su resolución.

Además, evidenció que el muro fronterizo bloquea el traslado y la migración de las especies, fragmenta el hábitat y limita la capacidad de los animales para buscar agua y comida.

El muro también daña al pueblo Tohono O’odham que históricamente habitaba el Área Natural Protegida (ANP) El Pinacate y Gran Desierto de Altar y cuyas tierras tradicionales están divididas por la frontera entre México y Estados Unidos.

Cabe destacar que El Pinacate es sagrado para los Tohono O’odham, y el sitio se usa regularmente con fines ceremoniales, como la peregrinación de la sal sagrada hasta el Golfo de California.

Pie de foto: Reserva de la Biosfera El Pinacate y Gran Desierto de Altar en México.
Pie de foto: Reserva de la Biosfera El Pinacate y Gran Desierto de Altar en México.

 

La resolución aprobada por el Comité, el organismo oficial de toma de decisiones bajo la Convención del Patrimonio Mundial, responde a una petición que en 2017 hicieron organizaciones conservacionistas y representantes del pueblo Tohono O’odham de Sonora, México, que busca enlistar como patrimonio “en peligro” a la Reserva de la Biosfera El Pinacate y Gran Desierto de Altar en la frontera México-Estados Unidos.

Este sitio del Patrimonio Mundial de 5 mil kilómetros cuadrados comparte frontera con el Refugio Nacional de Vida Silvestre Cabeza Prieta y Monumento Nacional Organ Pipe Cactus en los EE.UU.

En 2013, la UNESCO designó la Reserva de la Biosfera El Pinacate como Patrimonio de la Humanidad en reconocimiento a la destacada biodiversidad del área, incluida la vida silvestre del desierto que evolucionó durante millones de años cruzando libremente la frontera entre México y Estados Unidos.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, firmó una orden ejecutiva en su primer día en el cargo que detuvo la construcción del muro fronterizo. En junio, su Administración canceló los proyectos del muro pagados con fondos desviados de presupuesto militar.

Los grupos conservacionistas han pedido a la Administración de Biden que comience de inmediato a restaurar más de una docena de áreas ecológicamente sensibles y culturalmente significativas que han sido dañadas por la construcción del muro, incluidas las áreas limítrofes con El Pinacate.

Miembros del Congreso estadounidense expusieron detallaron en un documento los criterios y áreas específicas en Arizona, California, Nuevo México y Texas donde el muro debe derribarse y la tierra debe restaurarse. Estos sitios incluyen refugios de vida silvestre, sitios sagrados, áreas silvestres, corredores de vida silvestre y ríos.

Alejandro Olivera, representante en México del Centro para la Diversidad Biológica (CDB), destacó que es un hecho sin precedentes que la UNESCO se pronuncie por una restauración de los daños ocasionados por la construcción de un muro entre dos países.

“Se reconoce la biodiversidad que se comparte entre ambas naciones, que ambas naciones tienen la obligación de proteger el mismo ecosistema. Con esto se reconoce que la construcción de un muro que divide al ecosistema y a las naciones, afecta a la fauna transfronteriza como el berrendo sonorense, el jaguar, hay un búho que su vuelo es muy bajito y no puede cruzar con un muro de 10 metros”, declaró en entrevista con Evlyn.Online

La restauración de estos frágiles ecosistemas debe ser un esfuerzo binacional, enfatizó.

En la resolución del Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO, dijo, sobresale también el reconocimiento que se da al pueblo Tohono O’odham.

“Se reconoce que el pueblo de los Tohono O’odham, que habitan en Estados Unidos y México, han hecho tradicionalmente su peregrinación de la sal que empieza en Estados Unidos y acaba en el Golfo de California y ellos también se han pronunciado en contra del muro y el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO está reconociendo esto así que es algo sin precedente en cuanto a una postura ante la construcción del muro fronterizo del presidente Trump”, agregó.

Pie de foto: La Reserva de la Biosfera El Pinacate y Gran Desierto de Altar en México es patrimonio UNESCO.
Pie de foto: La Reserva de la Biosfera El Pinacate y Gran Desierto de Altar en México es patrimonio UNESCO.

 

El representante en México del CBD lamentó que la Administración del Presidente Andrés Manuel López Obrador no se pronunciara respecto a los daños ambientales ocasionados por el muro fronterizo construido durante la Administración de Donald Trump.

“La actitud de esta Administración ante el muro fue bastante tibia porque no se dijo nada respecto al muro fronterizo a pesar de que está afectando a Áreas Naturales Protegidas mexicanas y México no se pronunció hasta que la UNESCO le pidió un informe y ahora mandata a los dos países a trabajar juntos y le entreguen un informe en el cual se demuestre que trabajan juntos en la conservación de este gran ecosistema que es el desierto de Sonora”, indicó.

Actualmente, señaló que el CBD tiene la esperanza de que las administraciones de Biden y López Obrador trabajen en estrecha colaboración con las comunidades fronterizas y las naciones tribales para reparar todas las afectaciones que hay en los ecosistemas fronterizos.

Pie de foto: La Reserva la Reserva de la Biosfera El Pinacate y Gran Desierto de Altar en México destaca por su gran biodiversidad.
Pie de foto: La Reserva la Reserva de la Biosfera El Pinacate y Gran Desierto de Altar en México destaca por su gran biodiversidad.
Comentarios